Google+ Followers

lunes, 6 de enero de 2014

MY NEW SHORT STORY IN MUNDIARIO

(The short story is in spanish, but I put a Google´s translate gadget button for you can translate it to your langauge.)


“Reina de los mares, sirena marina, sal a protegerme con tu mirada y tu cálida brisa”


Érase una vez un chico que se escondía en su cuarto de baño cada vez que discutían sus padres. Desde bien pequeño, tenía una amiga invisible. Sentado en la tapa del váter, contaba los azulejos para distraerse y ahogar los chillidos que pegaban sus progenitores.

Un día, en su insólito escondite, su amiga invisible salió y jugó con él. Lo protegía de los gritos continuos que volaban por la tensa atmósfera de su casa y, de este modo, el niño fue creciendo. Mientras se hacía mayor, se fue alejando cada vez más de sus padres hasta mudarse a una casita en la playa.

Ya con veinte años, Daniel, que así se llamaba el muchacho, encontró un trabajo de administrativo en una oficina cerca del paseo marítimo. Su jefa, lo maltrataba constantemente. Ahí trabajaba media jornada por la tarde, cuatro horas al día de agobio y sufrimiento.

Daniel contaba los minutos que faltaban para las ocho, hora en la que se iba a meditar a la desértica playa. Sentado en la arena, pensaba en su amiga invisible para olvidarse de su malvada superiora. En su lugar, salió la Reina de los Mares, una bellísima sirena con ojos del color del cielo, se acercó a él y, susurrando al oído, le dijo:

-  Debes de pronunciar las palabras mágicas. Estas son: Reina de los mares, sirena marina, sal a protegerme con tu mirada y tú cálida brisa.... y saldré y te amaré.

Todas las tardes, se acercaba el joven y decía la frase que le había enseñado. Venía la sirena, y con su brisa, cubría al muchacho. Él sentía un aire muy sensual, se sentía muy querido, un amor que nunca había tenido. Se encontraba en el limbo de la sexualidad. Duraba casi toda la noche, hasta las doce, hora bruja, donde el hechizo se desvanecía y perdía a su amante secreta.

Esa magia duró casi dos años, fue la primera experiencia sensual casi sexual de Daniel, con la que se escondía de todos sus problemas. Cambió el amor de la Reina de los Mares por una guapa compañera de la oficina que comenzó a trabajar como becaria, se llamaba Verónica. Sin embargo, con ella nunca sintió lo mismo y terminó acudiendo todas las noches a sentarse en la arena a encontrarse con su primer amor.

-  La estoy poniendo los cuernos a Verónica con ella – pensaba Daniel.


El chico vivió dos realidades paralelas. Una, con chicas de carne y hueso y otra, en el mundo astral. Vivió muy feliz, pero perdió su extraña juventud intentando encontrar a su verdadero amor y siempre le protegió su fantasía y sus ganas de evadirse de la gente que lo invadía en su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario